fbpx

Category Archives: Work

CÍRCULO DE MUJERES PARA LA MANIFESTACIÓN CONSCIENTE 2020

El próximo 26 de enero cocreamos de nuevo el círculo de mujeres, con todas aquellas que ya participaron y las nuevas que se quieran sumar.

Es un taller vivencial donde trabajaremos desde distintas perspectivas para sanar, desbloquear y reconectar con nuestro ser más auténtico.

Haremos meditaciones, meditaciones hipnóticas, rituales, ejercicios de sanación energética, respiración consciente y aprenderemos a conectar con nuestro inconsciente para reprogramar nuestro sistema de creencias, que es desde donde manifestamos nuestra realidad.

Será un círculo de mujeres para donde conectarnos como colectivo y sanarnos a nosotras y a nuestras ancestras, de más de 2000 años de patriarcado.

Será un círculo de mujeres donde encontrarnos y recordar quién somos. Será un círculo de poder. Será un círculo de amor y sanación. Será un círculo de acompañamiento y compartir. Será un círculo de apoyo y crecimiento.

Aprenderemos a identificar las distintas voces que habitan en nosotras para poder discernir de entre todo el ruido cual es nuestra propia voz.

Aprenderemos a identificar a nuestra sombra e integrarla.

Conectaremos con nuestra niña interna y aprenderemos a maternarnos.

Reprogramaremos nuestro sistema de creencias inconsciente.

Y desbloquearemos lo que nos impide recibir la abundancia que nos merecemos.

Aprenderemos a cocrear conscientemente nuestra realidad abriéndonos a fluir y confiar en la magia y las sincronicidades del Universo.

Cocrearemos un espacio donde poder encontrarnos con nuestro ser más auténtico y empezar a vivir la vida que merecemos.

Conectaremos con la Tierra. Conectaremos con nuestro útero. Conectaremos con nuestra intuición.Conectaremos con el amor y la abundancia.

Si te sientes llamada a cocrear este espacio conmigo escríbeme un mail a hola@oromagazine.com

El primer encuentro de este 2020 será el 26 de enero.

Nos reuniremos en este espacio precioso y maravilloso llamado el 7 Yoga, en el Poblenou , Barcelona en

C/pallars 84 6º 3ª

de 10h a 14:30

Próximas fechas: 22/02/ 2020 29/03/2020

Aportación: 20€ o lo que sientas adecuado en función con tus posibilidades.

3 ejercicios para conectar con tu intuición

Es tiempo de reconectar con nuestra intuición, con nuestra sabiduría interna. Es tiempo de recordar nuestra esencia, nuestro SER. Es tiempo de recuperar lo sagrado en nuestro día a día, tiempo de reconectar con la naturaleza, con las estaciones, con la luna. Es tiempo de escuchar los susurros de nuestra alma que nos habla en sueños, a través de las ideas, de las imágenes, de los sonidos.

Esos pequeños arrebatos de inspiración son también tu intuición. Cuando de repente sabes algo que antes no sabías, y no lo habías leído, ni visto en ninguna parte y simplemente llegó a ti, como una descarga eléctrica, eso es tu intuición.

Aquel susurro que te dice: no entres en esta panadería, mejor ve a la de dos calles más allá, eso es tu intuición. La que te dice llama a tu amiga, y resulta que lo necesitaba más que nunca, eso es tu intuición. La que te dice que mires hoy esa página web en la que encuentras la respuesta a aquella pregunta que llevabas días haciéndote, eso es tu intuición. La que te dice que te apuntes a ese curso, la que te dice que dejes de comer determinados alimentos o la que cambies de carrera, de ciudad, de piso, de pareja… esos susurros son tu intuición.

Y debes aprender a seguir sus consejos si quieres conectarte con el fluir de la vida. Si quieres que la vida te lleve donde tu SER MÁS AUTÉNTICO anhela.

Pero nos cuesta taaaanto confiar en ella, taaaanto que terminamos haciendo todo lo contrario yendo en contra de nosotras mismas, aceptando los dictados de otras voces.

¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué nos hacemos esto a nosotras mismas?

Pues bueno, son más de 2000 mil años de condicionamiento patriarcal, en el que se nos hizo creer que ese conocimiento,que no es lineal, que es sutil, que no sigue una lógica racional, no servía, que no era válido, que no era cierto.

Y entregamos nuestro poder personal al otro, y nos olvidamos de nuestra esencia.

Y nos sometimos a los mandatos del hemisferio izquierdo del cerebro, el de la energía masculina, el de la acción, el de la lógica y la razón, el de lo medible, lo analítico, lo lineal. Y si lo que sucediese no se podía ni medir, ni analizar y entender a través de esos parámetros no servía, se descartaba, se metía en el cajón de las supersticiones, del juego de la «ingenuidad».

Nos hicieron creer ,tanto a hombres como a mujeres, que la realidad era estática,fija, inamovible, medible, lineal, lógica, material…y nos olvidamos de maravillarnos, de sorprendernos, de dejaron llevar por aquello que es invisible, por el misterio de la vida y del Universo. Por lo que no se puede ni medir ni comprender con la razón, solo sentir y agradecer con el corazón.

Pero ya no podemos seguir así, es insostenible y nuestras almas empiezan a gritar para que despertemos. Gritan en forma de ansiedad, depresión, insomnio, malas digestiones, accidentes, dolores.

Todo esto son síntomas de que no estas escuchándote.

¿Por qué?

Porque da miedo.

A veces lo que tu ser anhela, lo que te pide que hagas, sus mensajes están fuera de la norma, no se ajustan a los parámetros de lo que la sociedad dictamina que debe ser el correcto devenir de los eventos para tener éxito, para ser escuchada, vista, reconocida…por que lo que tu ser susurra se aleja de lo que se espera de ti en el entorno laboral o en tu familia.

Por que de repente nos pide que seamos auténticas, que nos mostremos tal y como somos, que dejemos de desvalorarnos, que demos la cara por nosotras mismas. Que nos queramos, que nos respetemos, que nos amemos.

Y, ay amiga…a eso no nos han enseñado… Pero no tenemos más remedio que empezar a hacerlo si queremos vivir distinto, amar distinto. Si queremos un futuro ecológico para nuestros hijos, o los hijos de nuestros hijos, o para los hijos demás… Si queremos un Planeta sano, justo, el único camino es el amarnos a nosotras mismas.

Cuando una se ama, puede amar al resto, cuando una ama al resto puede cuidarlo, nutrirlo, sanarlo. Y así cambiamos el mundo en una cadena, sin fin, de amor.

EJERCICIOS PARA CONECTAR CON TU INTUICIÓN

Para poder empezar a discernir entre las múltiples voces que puedan estar resonando en tu mente… la de tu madre, la de tu padre, la de la sociedad, etc. es importante que primero conozcas la tuya. Que aprendas a distinguir tu propia voz de la del resto. Y antes de conectar con tu intuición debes poder distinguir lo que es un pensamiento de una intuición.

Energéticamente se sienten disto. Un pensamiento se siente con una carga más pesada y esta asociado a una reacción emocional. Una intuición es ligera y no tiene porque llevar asociada ninguna emoción, simplemente es.

Para empezar a distinguir entre pensamientos, diálogos internos, y intuición te propongo que hagas los siguientes ejercicios durante las próximas semanas.

Escribe cada noche antes de acostarte en tu diario personal cualquier cosa. Coge la libreta y simplemente escribe, sin pensar, vacía ahí tu ruido interno. No te juzgues ni intentes hacer literatura, nadie leerá estos papeles así que de lo que se trata es de vaciarnos.

Después de la primera semana, y antes de acostarte, concéntrate en tu respiración por unos segundos. Visualiza como un rayo de luz desciende de tu corazón al centro de la Tierra y otro rayo de luz asciende hacia el suelo. Ahora visualiza como sube la energía de la Tierra y del cielo por esos tubos y se juntan en tu chakra del corazón, creando una burbuja de luz blanca a tu alrededor. Ahora en este estado, coge la libreta de nuevo y deja que tu mano dibuje libremente sobre el papel. Déjala libre, no intentes controlarla. Deja que tu mano se mueva sola, que garabatee la hoja, hasta que sientas que ya has terminado. No hay nada correcto o incorrecto, sigue tu intuición, esta te dirá cuando parar.

En tu tercera semana, haz una breve meditación antes de salir de casa con la intención de conectar con tu intuición. Dirige toda tu atención a tu tercer ojo, 6º chackra y conéctate a él. Entonces cuando salgas a la calle, observa cómo te sientes, obsérvate por dentro, las reacciones de tu cuerpo, cuando te tensas, como cambia tu respiración. Observa todo a tu alrededor como si fuera la primera vez y empieza a caminar. Y escúchate. Observa como se sienten internamente tus pensamientos, y ábrete a recibir los mensajes de tu intuición. Ya te digo puede ser una voz susurrante que te diga, coge este camino. Espérate 5 minutos en salir de casa. Entra en esta tienda. Llama a tu madre. Puede ser que te diga cuándo el semáforo se pondrá en verde. Donde quedarán las puertas del metro.

Pero escucha y discierne. Siente la diferencia entre un pensamiento y una intuición.

El merecimiento es la clave de la ley de la atracción

Cuando a los 18 años empecé a entender como funcionaba la manifestación consciente, es decir la cocreación de nuestra realidad mediante la intención y la vibración, me di cuenta de un elemento clave:

Además de ser imprescindible saber lo qué quieres, es todavía más rotundamente necesario que sientas que aquello que estas tratando de cocrear en tu realidad es posible, per sobretodo QUE TE LO MERECES.

El merecimiento profundo crea un estado energético de altísimo magnetismo. Cuando uno siente que se merece algo significa que ya ha hecho el, a veces, largo camino de trabajo interno de integración, reprogramación y amor propio.

Cuando no hay merecimiento significa que todavía hay sombra y vergüenza alrededor de aquello que deseamos. Por lo tanto no habrá alineación entre nuestro consciente e inconsciente y por ende siempre habrá autosabotage en el proceso de conseguir los objetivos.

Y como no, el Universo seguirá ofreciéndonos el equivalente energético de aquello que estas emitiendo.

Si tienes sombra, por ejemplo, en relación a tu trabajo, y no sientes que merezcas ser escuchada, cocrearás situaciones en las que en tu entorno laboral no se te tendrá en cuenta, jefes que no te escucharán, compañeros que obviarán tus aportaciones, etc. El Universo como espejo. Y probablemente esta dinámica o patrón se repetirá en otras áreas de tu vida, ya que probablemente esa sombra sea más amplia, relacionada con la imagen que tienes de ti misma, tu valía personal y la capacidad de poner límites.

Es muy importante entender esto y trabajar en aumentar tu valía interna y merecimiento para poder manifestar aquello que deseas. Como siempre digo cocreamos desde nuestro sistema de creencias inconsciente y no desde nuestros deseos conscientes. Por eso la mayoría de las personas no consiguen lo que quieren y celan de aquellas personas con una «flor en el culo» o afortunadas, suertudas…pero la suerte no existe como tal, sino que es un suceso de sincronicidades y matchs vibracionales. Lo más seguro es que sus sistemas de creencias estén fundamentados sobre una base de total merecimiento de aquello bueno que les pase. Además cuantas más cosas buenas eres capaz de atraer a tu vida, más aumenta tu autoestima y más fortaleces tu músculo del merecimiento. No es magia, es pura ley de la atracción y neurociencia.

Quizá hoy pueda verse en algunos ámbitos de la sociedad como superstición pero pronto se podrá explicar desde una narrativa científica, si es que la necesitamos para confiar… ( Yo a veces si, a pesar de las múltiples y múltiples pruebas y confirmaciones que he experimentado a lo largo de mi vida, a veces todavía necesito que la ciencia «lo explique» para darle validez a mi experiencia- aquí podéis ver parte de mi sobra, que limita y bloquea la expansión de mi potencial, pero ya estoy trabajando en ello :))

De echo la psicología y las neurociéncias ya han demostrado que no tomamos ninguna decisión conscientemente, sino que nuestro cerebro toma la decisión a nivel inconsciente unos 7 segundos antes de que seamos conscientes de ellas, y unos 10 segundos antes de que las ejecutemos.

La decisión se puede dividir en dos. Hay dos aspectos que forman una decisión. Por un lado, el proceso cerebral: algo que ocurre en el cerebro y que te lleva a elegir una cosa u otra y, por el otro, que conscientemente sabes qué quieres hacer: «Ahora tomo una decisión». Pero parece que, antes de eso, se produce un procesamiento inconsciente en el cerebro. En el cerebro sucede algo que prepara tu decisión, que te conduce hasta ella e influye en la manera en la que tu mente consciente elige.

El cerebro procesa previamente todas las opciones inconscientemente y al final, cuando te decides, es cuando interviene la mente consciente.
Nadie niega la existencia de las decisiones conscientes, de las decisiones relacionadas con la consciencia, pero la investigación muestra que el tiempo en el que la decisión llega a la consciencia puede no ser el tiempo en el que se realiza la mayor parte del trabajo para determinar qué opción vamos a tomar.

John Dylan Haynes- neurocientífico

Y esas decisiones inconscientes se toman a partir de los patrones neuronales que tenemos en el cerebro, es decir a partir de esos circuitos neuronales que se crearon mientras crecíamos, de lo s 0 a los 7 años, y que conforman nuestro sistema de creencias inconsciente.

Colocas a alguien en un escáner cerebral, ese alguien tiene este pensamiento y tú puedes medir el patrón de actividad cerebral que acompaña este pensamiento. Luego tiene otro pensamiento distinto y el patrón de actividad cerebral cambia.Ves un patrón distinto de actividad cerebral. Pero cuando le haces tener el primer pensamiento de nuevo, ves el mismo patrón de actividad cerebral que habías visto al principio. Es decir, los patrones de actividad cerebral son firmas. Del mismo modo que se puede usar una huella digital para identificar a un individuo…

John Dylan Haynes- neurocientífico

Por suerte la plasticidad del cerebro también esta demostrada, lo que significa que podemos reprogramarlo y crear nuevos circuitos neuronales que apoyen nuestras decisiones conscientes.

Es por eso que da igual cuanto esfuerzo o fuerza de voluntad le pongas a tus nuevos propósitos de mejorar tu calidad de vida, de empezar a ir al gimnasio, de comer bien, dejar de fumar, emprender un proyecto personal,etc, que si a nivel inconsciente no existe el debido patrón será muy difícil sostener esos propósitos a largo plazo.

Y créeme intentar hacerlo a través de la fuerza de voluntad es realmente extenuante, es mejor aumentar tu vibración y dejar que el Universo te acompañe.

Es mejor cocrear desde un estado interno de motivación. Es desde ahí que tendremos la energía y la alineación con nuestro ser e intuición que nos guiará en nuestro proceso.

Entonces ¿cómo podemos detectar esos patrones?

¿Cómo podemos saber si sentimos que merecemos o no lo que queremos?

Primero de todo, recomiendo empezar con trabajos sencillos de auto observación, mucha presencia y consciencia en tus actitudes y reacciones diarias. Te recomiendo que te hagas con un diario y escribas cada día cómo te has sentido y que reacciones emocionales has tenido ante distintas situaciones que hayas vivido a lo largo del día, sin juzgarte ni eludir tu responsabilidad ante lo que te esta pasando.

Anota todos los cambios emocionales importantes que hayas experimentado a lo largo del día. Si te has enfadado en algún momento y porque, si te has puesto triste, con quién, qué o quién te ha hecho sonreír, etc. Antes de reprogramarnos es bueno tener identificados algunos patrones a nivel consciente, saber que situaciones disparan y detonan tus emociones.

Meditar diariamente también es una práctica necesaria para esta auto exploración. Meditar conectando con el amor propio y el merecimiento es una genial manera de empezar a crear nuevos circuitos neuronales, empezar a crear registros de esa emoción.

También te recomiendo que hagas el mini curso gratuito » Descubre tu verdad personal Yo Soy» que te regalo si te suscribes a mi newsletter en el que te comparto , entre mucha otra información valiosa, una meditación autohipnótica para comunicarte con tu inconsciente y detectar creencias limitantes, que determinan patrones y bloquean el merecimiento.

Y otro ejercicio que puedes hacer es testearte, preguntarle a tu subconsciente si te sientes o no merecedora de algo que quieras conseguir.

Antes de nada bebe medio vaso de agua, ya que el cuerpo humano se compone de agua y nuestro cerebro también. Aproximadamente el 90% del cerebro es agua, y es el principal vehículo de las transmisiones electroquímicas que se producen durante la sinápsis (la transmisión de información entre las neuronas).

La más mínima carencia de agua en el organismo crea un desequilibrio en el cuerpo que puede provocar que los resultados de los test sean siempre débiles (lo que, quiere decir que las respuestas pueden ser erróneamente NO ante cualquier pregunta/estímulo que le hagamos a nuestro subconsciente).

Después puedes reequilibrar energéticamente los dos lado de tu cuerpo a través de la técnica del Switching, que significa conectar. Conectaremos nuestro cuerpo y mete mediante la estimulación de distintos puntos energéticos. Mediante un leve masaje o Tapping ( dar golpecitos) activaremos los siguientes puntos del cuerpo:

  1. Pon una mano delante del ombligo mientras con la otra masajeas o golpeas suave debajo de las clavículas. Hazlo durante unos segundo y después cambia de manos.
  2. Con una mano en el ombligo masajeas o glopeas suavecito debajo de la nariz y en la barbilla. Hazlo durante unos segundo y después cambia de manos.

3. Pon una mano en el ombligo y con la otra masajeas la parte baja de la espalda hasta el coxis. Una vez con cada mano

Así reequilibramos nuestros cuerpo para conseguir una respuesta más fiable. Testearemos nuestro subconsciente a través de las respuestas del movimiento del cuerpo. Hay varias técnicas pero hoy solo voy a contaros la del Balanceo.

Una vez reequilibrada y en estado de relajación nos pondremos de pie, seprararemos ligeramente las piernas y dejaremos los brazos colgando a los lados.,y tras una inspiración profunda diremos en voz alta la siguiente pregunta.

  • ¿Siento que merezco X? ( lo que sea que te gustaría conseguir)

Y observa.

Es posible que venga a tu mente la respuesta en forma de pensamiento SI/No. Escucha la primera respuesta sin cuestionar. Después observa tus reacciones emocionales. ¿Qué sientes?

Si sientes alegría, emoción y sobretodo paz y certeza, si te sientes invadida por una enorme energía vital , probablemente es que a nivel inconsciente si sientas que mereces.

Si por el contrario, sientes rechazo, miedo, duda, incredulidad, desmotivación, pereza, lo más seguro que a nivel inconsciente no sientas que te lo mereces. Si sientes algún bloqueo físico en alguna parte de tu cuerpo como por ejemplo que tus hombros y mandíbula se tensan, así como tu abdomen, lo más probable es que no sientas a nivel inconsciente que te merezcas ese aumento de sueldo, una bonita relación de pareja, etc.

Y finalmente observa el movimiento de tu cuerpo. ¿Sientes que te balanceas hacía delante o hacía atrás?

Normalmente estos movimientos involuntarios del cuerpo son activados por nuestro subcosnciente. Si te balanceas hacia adelante, por lo general significa SI, si te balanceas hacía atrás, por lo general significa NO. Así que antes de empezar testea también tus movimientos para saber que significan para ti.

Entonces puedes hacer una sencilla prueba previa.

Estando de pie, con las piernas ligeramente abiertas y los brazos a los lados di tu nombre en voz alta.

  • Me llamo Helena

Y observa como se mueve tu cuerpo ¿Hacia delante o hacia atrás? Eso será un SI.

Ahora di en voz alta:

  • Mi nombre es Pablo

Y observa de nuevo. ¿Hacia donde balancea tu cuerpo? Eso será un NO.

Ahora que ya sabes que balanceo es si y cual es no, hazte la pregunta sobre el merecimiento.

Estos son ejercicios sencillos pero muy potentes, ya que el camino del autoconocimiento es la vía para transformar nuestra realidad. Convertir lo inconsciente en consciente. Las sombras en luz.

Si quieres aprender a reprogramarte y a comunicarte con tu inconsciente, a un nivel mucho más profundo, escríbeme porque me encantaría acompañarte en tu proceso personal.

Mi trabajo de acompañamiento terapéutico es a través del reequilibrio energético de todos los campos/cuerpos, que conforman a una persona (físico, mental, emocional y espiritual). Así como el acceso al inconsciente mediante sesiones de hipnosis profunda, PNL, Gestal, Chamanismo, Registros Akáshicos, en las que podemos detectar qué patrones te están limitando y su origen, ya sean en esta vida, heredadas de tu sistema familiar, o vidas pasadas. Además si quieres siempre acompaño el trabajo con unas flores de bach hechas especialmente para que te acompañen en tu proceso.

Un abrazo enorme.

ÚNETE A LA TRIBU DE PODER

Únete y recibe gratuitamente mi curso » Descubre tu verdad eterna Yo Soy» para que recuerdes tu escencia y puedas manifestar conscientemente la vida que mereces.

En la Newsletter semanal compartiré información sobre los pilares de la manifestación consciente, meditaciones y ejercicios para reprogramar creencias y aumentar tu vibración energética basados en estudios de neurociencia, psicología y metafísica, junto con mi experiencia personal.

Como proyectamos nuestra sombra

El mundo entero es un espejo que nos devuelve el reflejo de lo que llevamos dentro.

Como contaba la semana pasada la sombra es esa parte de nosotros que rechazamos inconscientemente, tanto por que consideremos que determinada característica es negativa, como porque no sentimos que merezcamos dicha cualidad.

Esto sucede porque a medida que crecemos vamos rechazando y desterrando al subconsciente esas partes de nuestra esencia más auténtica que nos provocan más vergüenza. Tanto porque nos han dicho que X comportamiento esta mal, como porque nos han hecho creer que no somos suficientemente buenos como para encarnar determinada cualidad, haciendo que nos avergoncemos de quién somos.

Y todo esto sucede durante nuestra infancia, de los 0 a los 7 años,que es el periodo clave. Después, a lo largo de la vida, iremos acrecentando nuestra sombra, pero el núcleo estructural se conformará durante ese periodo.

La vergüenza es el origen de nuestra sombra más profunda. Y es la vergüenza uno de los bloqueos más grandes a la hora de manifestar conscientemente abundancia en nuestras vidas.

Si durante nuestra infancia hemos sido avergonzadas o criticadas por algún aspecto de nuestra personalidad, de nuestra conducta o nuestro cuerpo, si hemos visto a algún adulto de nuestro entorno, a familiares o maestros, ridiculizar, juzgar o rechazar algún aspecto en otra persona o en ellos mismos, tenderemos a negar ese aspecto en nosotras también. Eso sucede con el fin de seguir siendo aceptadas en el grupo familiar y social. En la infancia la necesidad de pertenencia es una cuestión de vida o muerte, por tanto nuestra capacidad de adaptarnos a las normas y programas de nuestro entorno es primordial.

La vergüenza también la heredamos de nuestra cultura a través de los medios de comunicación, la religión y educación, que determinan lo que es aceptable o no en una sociedad a través de determinadas narrativas y constructos, impidiendo que exploremos nuestros ser auténtico en libertad.

Las conclusiones que saca un infante durante su etapa de crecimiento no tienen porque ser verdaderas, pero es el mecanismo de supervivencia que ha encontrado. Puede que sus padres no juzgaran como algo negativo el leve sobrepeso del niño, pero si oyó a la madre quejarse continuamente de su figura, es posible que el niño crea y sienta que hay algo malo en su cuerpo también.

O por ejemplo, si en una familia nunca ha estado bien vista la homosexualidad, y se ha criticado y juzgado, de mayor puede ser un aspecto que se niegue en una misma, impidiendo vivir una sexualidad de forma libre.

O si en una familia siempre se ha creído que ganar mucho dinero es de personas poco honestas, y se ha rechazado a personas de otra clase social, de adulta, es posible, que se tenga dificultad para atraer abundancia. Puede que se tengan dificultades para ganar determinadas cantidades de dinero, que se encuentren techos económicos, que no se pueda subir de cierta cifra por más que una se esfuerce sin entender porqué.

Otro ejemplo sería esa persona que tiene una gran inquietud artística pero que ha tenido que ser reprimida porque en su familia se consideraba una pérdida de tiempo, llevando a la persona a desarrollarse profesionalmente en una área muy lejos de su interés real, con todos los problemas que acarrea cargar con una gran frustración.

Todo esto son bloqueos inconscientes que acarreamos a lo largo de nuestra vida adulta y son difíciles de detectar. Se tiende a pensar que los problemas que experimentamos como adultos son debido a factores externos en vez de la proyección de nuestros bloqueos internos. Pero el Universo siempre nos devuelve lo que proyectamos, por eso atraemos lo que negamos a nivel inconsciente y por eso es importante el trabajo de integración con la sombra. Para que nuestro sistema de creencias inconsciente no nos domine debemos hacerlo consciente. Lo que niegas te posee, lo que muestras te hace fuerte.

Las debilidades compartidas son fortalezas.

Es muy difícil ver la propia sombra, mucho, ya que es un aspecto oculto de nuestra consciencia y requiere tiempo y una observación minuciosa de nuestra proyecciones.

LA SOMBRA SE PROYECTA

La sombra se proyecta como la sombra de un objeto se proyecta sobre la superficie que tenga delante. Y nosotros proyectamos nuestra sombra en el mundo de nuestro alrededor. Y es así como podemos empezar a conocerla, a partir de sus proyecciones

Este concepto puede ser incomodo de aceptar al principio, porque supone asumir mucha responsabilidad sobre uno mismo y la vida que se tiene. Y en general las personas preferimos culpar a nuestros padres, a nuestros jefes, a nuestros políticos o al sistema, de nuestros problemas. Pero lo cierto es que nosotros somos el sistema, nosotros somos el mundo. Y los otros reflejan lo que hay de nosotros en el mundo.

Al igual que nosotras proyectamos nuestra sombra en el mundo otros proyectan su sombra en nosotras y es por eso que a veces no podemos entender porque esa persona nos ha rechazado,juzgado, no le caemos bien, o nos tiene celos. A veces no es que estemos haciendo nada mal, sino que hay algo en nuestra forma de estar en el mudo que detona su sombra. Cuando esto sucede tenemos que ser conscientes de ello y no tomar su reacción personal, entender que no va sobre nosotras, sino de ella y no reaccionar, dejarlo pasar. Cuando una proyección no encuentra resistencia o superficie contra la que posarse, termina desvaneciéndose.

Para detectar una proyección tenemos que fijarnos en aquellas reacciones emocionales más fuertes y desagradables, eso sucede, cuando sentimos que nuestro ego ha sido fuertemente golpeado.

Por ejemplo, si hay alguien en el trabajo que te irrita, observa que es exactamente lo que te molesta de la otra persona:

Podríamos decir por ejemplo que te irrita ese compañero que siempre cree tener la razón.

  • ¿Cómo te hace sentir?
  • ¿Por qué supones que la otra persona se cree que tiene la razón?
  • ¿En qué área de tu vida sientes que no tienes razón?
  • ¿Quién te gustaría que te diera la razón y sobre qué tema?
  • ¿Sobre qué dudas de ti misma?
  • ¿En qué aspectos te sientes insegura y sin razón?

Con esta clase de preguntas podríamos seguir la exploración hasta encontrar un miedo y una creencia asociada.

Así que te propongo que escribas en tu diario de trabajo todos aquellos aspectos que niegas de ti misma y juzgas en los demás y empieces a explorarlos. Intenta sintetizar el aspecto a una sola palabra y pregúntate si tu lo eres.

Por ejemplo:

Arrogancia

¿Eres arrogante?

Sabrás si forma parte de tu sombra porque recibirás un fuerte golpe en tu ego y un profundo rechazo y negación…no yo no soy eso…es el otro el que siempre intenta tener razón, yo no…es él el arrogante.

Y observa también la emoción de vergüenza asociada a ese aspecto negado.

¿Qué pasaría si alguien se enterara de que en el fondo tú eres la arrogante que siempre quiere tener razón? ¿Te morirías de vergüenza? Eso es la sombra.

Si no es parte de tu sombra, simplemente tu reacción será neutra.

Este ejercicio también lo puedes hacer con aspectos positivos, pero ya os lo contaré otro día.

Integrar la sombra es la forma más rápida para empezar a manifestar la vida que mereces, liberarte de viejos bloqueos y acercarte a tu alma, que ya es completa y perfecta en todo momento.

Como siempre me encantaría saber de ti y tu proceso.

Un abrazo con amor

Helena

Qué es la sombra y cómo nos influye en el proceso de manifestación consciente

Todo aquello que te molesta o irrita de los demás, todo aquello que juzgas en el otro y todo aquello que consideras vergonzoso son aspectos que rechazas en ti y conforman tu sombra.

La sombra fue definida por Carl G. Jung en sus estudios sobre la psique humana. La sombra es un arquetipo que designa todo aquello que esta en la oscuridad, es decir, lo que esta en el inconsciente. La sombra es aquella parte de nuestro ser de la que no somos conscientes y que al estar fuera de nuestra mirada ejerce una gran influencia sobre nuestra vida.

Jung decía: «Nadie se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad»

Si no conoces tu sombra y la niegas, ella decide por ti, te controla, te provoca más dolor y es capaz de destruir lo que amas. El auto-sabotaje, los malos hábitos y las adicciones forman parte de ella. Cuando la conoces e integras, deja ser un temible enemigo, para pasar a ser tu mejor aliada ayudándote a crecer y evolucionar.

¿Cómo se origina la sombra?

Todos nacemos completos y morimos completos, es decir nuestro ser, nuestra alma, esta siempre intacta y sana, es nuestro ego y es nuestra parte humana la que se «rompe y quiebra». Escribo entre comillas porque en realidad nada se rompe sino que cada experiencia permite la oportunidad de un aprendizaje y una evolución que nuestro ser ha venido a tener. Una vez encarnamos en un cuerpo físico adquirimos un Ego, que permite estructurar nuestro ser en un personalidad concreta para poder funcionar en la Tierra. Así empezamos el proceso de individualización para vivir una experiencia humana separados de la fuente. Una vez nacemos lo hacemos en un contexto cultural concreto, con unas normas sociales, con una distinción sobre «el bien» y «el mal» determinadas a cada cultura. Este proceso civilizador supone la creación de un constructo y unas narrativas determinadas que crearan un sistema de creencias que determinará el consenso colectivo sobre la realidad, sobre el bien y el mal, lo correcto e incorrecto, lo aceptable e lo inaceptable.

Cualquiera que no se someta a este proceso seguirá siendo, a ojos del colectivo, «primitivo» y en una sociedad culta no habrá lugar para él. Todos nacemos completos, pero la cultura nos exige que sólo expresemos parte de nuestra naturaleza y rechacemos otras. Dividimos el ser en un ego y una sombra porque nuestra cultura insiste en que nos comportemos de una forma determinada. Solo conectando con nuestro ser podemos hallar el equilibro entre los dos lados del espectro: luz/oscuridad.

Esto sucede a nivel cultural ( también existe una sombra colectiva que se expresa mediante las guerras y conflictos) y también dentro de los sistemas familiares a los que pertenecemos. Cada sistema familiar tiene su propio sistema de creencias sobre lo que es aceptable y lo que no lo es, al cual cada miembro del clan debe someterse si no quiere ser expulsado y, por lo tanto, si no quiere enfrentarse a la muerte. Este miedo a morir si somos expulsados del grupo, es un miedo atávico, heredado de nuestros ancestros cuando vivían en los bosques y sabanas durante la prehistoria, en la que era imposible sobrevivir solo fuera de la tribu.

¿Cuándo se empieza a conformar nuestra sombra?

De niños, es cuando empezamos a formar nuestra personalidad y a conformar nuestra estructura mental, sobretodo de los 0 a los 2 años, periodo en el cual se crean el mayor número de conexiones neuronales que determinaran nuestro sistema de creencias inconsciente. Durante la infacia nuestros padres son el único referente que tenemos y de los que aprenderemos cómo es el mundo, heredaremos su visión y su sistema de creencias, lo que esta bien y lo que esta mal. La necesidad de sentirse parte de la familia es una necesidad de vida o muerte, por lo tanto el niño adoptará todas las creencias necesarias para poder sobrevivir.

Así que es durante la infancia cuando se va creando la sombra y durante la edad adulta cuando se enfrenta. El niño aprende que sentimientos, emociones y actitudes debe esconder o reprimir para ser aceptado dentro del grupo y por lo tanto seguir viviendo.

No solo se convierten en sombra todos aquellos aspectos que se consideran negativos o inaceptables por la sociedad o sistema familiar, sino que también se reprimen aspectos positivos de los cuales no nos sentimos merecedores, dado que el ego, encargado de proteger nuestra estructura mental intentará evitar a cualquier precio que no salgan a la luz, creencias que puedan desestavilizarlo. Es decir si de pequeña tuviste un padre más preocupado por su trabajo que por ti, eso pudo provocar una falsa creencia de que no eras importante y que no merecías ser amada. Esa creencia provocará ciertas actitudes y comportamientos inconscientes que reafirmaran aquello que la mente cree,( mecanismo necesario para sobrevivir ante el aparente caos y entropía de la realidad), generando orden y estructura. Así que se enterrará en el inconsciente cualquier ápice de amor propio y valor personal, que son los elementos necesarios para impulsarte a tomar las acciones que te conduzcan a la realización de tus objetivos, a tener el valor para poner limites saludables con otras personas y a darte el permiso para cubrir tus necesidades, sean cuales sean, más allá del juicio y la moral cultural.

Así que tanto si hay un sentimiento de superioridad como de inferioridad seguiremos moviéndonos en el terreno del ego, dado que el Ser se sabe completo en cada momento, y es el puente que nos permitirá integrar nuestras luces y sombras, recobrando el equilibro.

¿Cómo podemos conocer nuestra sombra?

La sombra se oculta detrás de nuestros sentimientos secretos de vergüenza.

La vergüenza revela todos aquellos sentimientos que negamos, los tabúes sexuales, los efectos corporales, los remordimientos emocionales y posiblemente todo aquello que deseamos pero que no nos atrevemos a hacer.

Cuando el sentimiento de vergüenza, por ejemplo, tiene que ver con las personas a las que amamos o incluso con nosotros mismos, la sombra permanecerá en la oscuridad, lejos del alcance de unos ojos amorosos y por lo tanto será más difícil su integración

La sombra se proyecta sobre los demás y el mundo para no tener que asumir la responsabilidad sobre ella, a menos que nos esforcemos para evitarlo. Cuando sientes emociones muy contrastadas y desproporcionadas del tipo enfado, rechazo, escepticismo y rabia es tu sobra proyectándose.

  • «Esta persona me cae muy mal sin tan siquiera conocerla», cuando miras el perfil de alguien en Instagram, por ejemplo…
  • «O alguien que te pone de los nervios sin que puedas evitarlo», el novio de tu amiga…
  • «¡No puedo creer que me haya hecho esto a mi!»: en relación a una amiga tuya….
  • «La presencia de esta persona me incomoda y no se porque…»

Lo más probable es que estés proyectando tu propia sombra en un intento inconsciente de desterrarla de ti misma, atribuyendo esos rasgos rechazados a un elemento externo a ti, ya sea una persona, una situación o a una realidad concreta.

También puedes detectar tu sombra a partir de la observación minuciosa de tus adicciones. Al principio las adicciones son difíciles de reconocer, porque evidentemente son sombra y por tanto están en el inconsciente, impidiendo reconocerlas y aceptarlas. Negaremos una y otra vez que «eso» nos sucede a nosotras ya que aunque sea de un modo inconsciente amortiguan los sentimientos de vacío invisible, e imposible de llenar, porque este no es reconocido. Así es como el alcohol, las drogas, el sexo, la comida, las compras compulsivas o el scroll infinito en internet,por poner algunos ejemplos, cumplen con la función de ocultar nuestras necesidades mas profundas, dado que el ego cree que enfrentarlas supondrá un dolor demasiado grande, imposible de sostener y que puede romper las estructuras mentales sobre las cuales se ha ergído.

Los lapsus verbales también son sombra, aquello que decimos sin querer y sin poder controlar.

Y también puedes detectar tu sombra a partir de los síntomas físicos. La mente puede olvidar y enterrar recuerdos e intentar reprimir emociones, pero el cuerpo nunca miente y como mecanismo de supervivencia intentará compensar aquello reprimido permitiéndole salir y manifestarse por otro lado. Así la ansiedad, los dolores crónicos, enfermedades auto-inmunes o las conocidas psicosomáticas son un estrategia del cuerpo para mantener el equilibrio energético.

La vergüenza es una de las emociones que generan fugas energéticas más grandes dentro de nuestro sistema ( físico, emocional, mental y espiritual). Cuando la sombra todavía permanece oculta a nuestra consciencia suele provocarnos estados de cansancio sin motivo aparente, depresión o ansiedad. Una fuga energética de nuestro sistema supone una gran perdida de energía vital y es la forma más fácil de entregar nuestro poder personal o chi, a un elemento externo.

Sin poder personal no tenemos la energía necesaria para desarrollarnos ni alinearnos con nuestro ser más auténtico, es difícil escuchar la voz de nuestra alma y conectar con nuestra intuición y por lo tanto dificulta el proceso de manifestación consciente.

Una fuga energética puede suponer dificultad para ganar dinero, pérdidas económicas, dificultad para desarrollarse a nivel profesional, problemas en las relaciones personales, etc.

Preguntas que puedes hacerte para empezar a trabajar con tu sombra

Te recomiendo que te hagas con un diario en el que cada día puedas ir escribiendo y reflexionando sobre estas cuestiones, e ir poco a poco indagando en la oscuridad de tu inconsciente.

  • ¿Cuales son los sentimientos y pensamientos más íntimos que más vergüenza te daría que alguien descubriera de ti?
  • ¿Qué rasgo de tu persona te gustaría deshacerte?
  • ¿En qué formas te sientes sucia, inaceptable, o veronzosamente diferente?
  • ¿A quién rechazas con más severidad de tu familia? ¿ Y de tu grupo de amistades? ¿ De la esfera pública? ¿Por qué?
  • ¿Qué grupo de personas te produce más miedo y por qué?
  • ¿ Qué rasgo de tu pareja o amistades te resulta más insoportable?
  • ¿Qué deseo o emoción estas tratando de evitar cuando sucumbes a una adicción?
  • ¿Qué emoción o recuerdo esta tratando de evitar determinado c
  • síntoma físico?


La semana que viene compartiré contigo una meditación hipnótica muy poderosa que te ayudará a integrar estos aspectos que rechazas de ti misma facilitando la sanación y el perdón. Una vez hemos integrado la sombra, esta deja de tener poder sobre nosotras y nuestro ser emerge irradiando autenticidad y amor propio. Alineada con tu propósito esto genera una frecuencia de alta vibración de gran magnetismo que facilitará la cocreación de aquellas cosas que estés manifestando en estos momentos de tu vida. Si quieres saber más sobre el proceso de la manifestación consciente puedes leer este artículo.

Mientras tanto puedes suscribirte a mi newsletter y recibirás gratuitamente el curso «Descubre tu verdad personal Yo Soy» en la que te comparto una meditación hipnótica que te ayudará a descubrir muchas de las creencias inconscientes que te están impidiendo ser tu misma y te alejan de tu ser. Este trabajo también te ayuda a poner luz a tu sombra para poder integrarla.

Espero leerte y saber cómo te esta yendo el trabajo. Estamos todas juntas en este proceso. <3

No hemos podido validar su suscripción.
Bienvenida a tu tribu de poder

Newsletter

Suscríbete para recibir contenido exclusivo.

Si te suscribes ahora recibirás tu primer regalo, mi curso «Descubre tu verdad personal Yo Soy», el primer paso hacia la manifestación consciente y la conexión con tu ser.

El amor y la abundancia están completamente vinculados

unsplash-logoyousef alfuhigi

El miedo al abandono o la creencia de no merecimiento bloquean la manifestación de la abundancia en nuestras vida

El otro día compartía en Instagram esta frase que aprendí hace un tiempo a raíz de un viaje chamánico que hice para entender de donde provenía mi consciencia de pobreza, dado que en esta vida no había sufrido «directamente la escasez».

Pero claro, más allá de mi experiencia personal, la consciencia de pobreza es un programa que tenemos instaurado la gran mayoría de humanos en el planeta Tierra y que adquirimos a través de la herencia sistémica de nuestro linaje familiar. Por suerte poco a poco vamos desprogramando a medida que vamos ganando consciencia, sanado las heridas propias y de nuestro árbol genealógico.

Pero a lo que iba.

¿Os suena la famosa frase el dinero llama al dinero?

Pues funciona tal cual, es una cuestión energética, de match vibracional. El dinero es energía y las energías de igual frecuencia se atraen.

Cuando una tiene dinero se siente segura, confiada y puede vibrar más tiempo en un estado sostenido de merecimiento, sabe que tiene dinero y no duda de que más esta en camino, no duda de que sabe como generar esa abundancia y se siente merecedora de ella. Por eso la gente rica siempre se hace más rica (por lo general). También hay quien se arruina, esta claro, en estos casos podríamos analizar que problemas «amorosos» tiene la persona o que carencias y vacíos arrastra de la infancia y ver dónde esta vibrando carencia y miedo.

El dinero llama al dinero debido a que las personas que han crecido con una base económica fuerte han sido educadas de tal forma que se refuerza, a nivel inconsciente, su creencia de merecimiento de esos bienes materiales. Ya se que no todo el mundo que proviene de familias bien estantes es capaz de mantener ese estatus, pero eso es debido, como digo, a un problema de raíz relacionado con el amor propio del que ahora os hablaré.

Por ejemplo en mi caso, el bloqueo con la parte material que arrastré durante muchos años, y en la cual todavía sigo trabajando a día de hoy, tiene el origen en una «simple» pero potente creencia de carencia.

Yo no soy nadie

Esta ha sido durante muchos años mi mentira personal.

Si uno no es nadie, no merece nada, ni tan siquiera amor. Si yo no soy nadie, no existo. Si no existo no recibo nada. Si no recibo nada es que no merezco nada. Si no merezco nada es que no soy suficiente y por tanto no puedo ser amada. ¿Si nadie me quiere cómo voy a quererme yo?

Todo esto que escribo no es cierto, claro esta que existo, que soy alguien y que merezco amor. Pero a un nivel muy profundo dentro de mi inconsciente he estado arrastrando esta mentira personal, que me ha generado muchísimos problemas, tanto materiales como emocionales.

El primero y el más importante ha sido acarrear conmigo un gran vacío. Un vacío por el cual se escurrían todas aquellas cosas que tanto me habían costado conseguir. Ese vacío era un gran agujero negro que se lo comía todo. Ese vació era mi gran fuga energética, por donde iba perdiendo toda mi energía vital.

¡¡¡Imagínate que mensajes estaba emitiendo al Universo!! Vació, carencia, no merezco, no tengo… era muy difícil manifestar abundancia desde ahí, sin un gran desgaste energético.

Con razón me costaba tanto ganar dinero, o conservarlo, o ya no solo el dinero: me robaban, me desaparecían bienes materiales sin ninguna explicación, multas de aparcamiento sin sentido, embargos en la cuenta, y un sin fin de situaciones extrañas e incomprensibles para mi en aquellos momentos. Y generalmente esas situaciones sucedían todas en periodos similares, de forma concentrada, después de experiencias concretas como rupturas de pareja, desengaños amorosos, finales de contratos laborales, falta de confianza a nivel profesional, etc. Es decir se manifestaban en el plano físico mis bloqueos emocionales y mi falta de amor propio.

¿Crees que te sucede algo parecido? ¿Podrías analizar por que momento estas pasando cuando tienes perdidas económicas, o materiales? Fíjate bien.

Esa primera mentira personal de «no existo», se formó, en mi caso, durante la gestación y los primeros años de vida. Mi madre no quería ser madre, como mínimo inconscientemente. Creo que ella debía sentir que no podía ser madre porque no tenía nada y lo poco que tenía lo necesitaba para su propia superviviencia.

Debido a su historia personal, ser la mayor de 9 hermanos y tener que anteponer las necesidades de todos los demás antes que las suyas propias, la condujo a un estado de rechazo de su familia, sus padres y a un gran enfado y frustración. Además al ser tantos hermanos la economía familiar era muy precaria. El último en levantarse por la mañanaa se quedaba sin desayuno, sin zapatos o con el peor vestido para ir a la escuela. Si llegabas tarde a la hora de comer te quedabas sin comida…así que la supervivencia en ese contexto era complicada. Todas estas experiencias, crearon en mi madre su gran mentira personal, de no tener suficiente. De carencia, rabia y soledad.

Cuando una no tiene suficiente, no tiene nada que dar. Si una persona esta enfadada y resentida por todo aquello que siente que le arrebataron intentará proteger a toda costa aquello que es suyo. Y claro…un hijo durante los primeros años de vida, demanda muchísimo: atención, amor, afecto, comida. Dejando a la madre,siempre, en un segundo plano. Tener un hijo supone revivir de nuevo el trauma de la infancia, si no lo tienes sanado e integrado. La experiencia te devolverá, como un espejo, donde tienes la herida. Y para evitar sentirla y verla una construirá un muro emocional para proteger la propia integridad. Para proteger lo poco que cree que tiene.

Y eso es lo que hizo mi madre. Construyó un muro entre ella y yo. Un muro por el que no pasaba nada más que los cuidados mínimos para que una niña sobreviviera. Comida, ropa y cierta educación estricta sobre modales y formas de ver la vida. Ni besos, ni abrazos, ni consuelos, ni atención, ni presencia, ni nada de lo que en realidad nutre a una niña y la ayudan a sentirse protegida mientras a prende a valerse por si misma. En definitiva crecí con una madre ausente. Tan ausente que no me oía cuando le hablaba, aunque lo hiciera a gritos, que se olvidaba de venir a buscarme al colegio o simplemente, mi presencia le hacia enfadar tanto que no podía soportarlo, provocándole grandes ataques de rabia, que volcaba en forma de violencia física y verbal.

¡Pero ojo! No fue hasta los 30 años que empecé a tomar consciencia de que la relación con mi madre podía ser el origen de ese vacío que siempre había sentido. Durante años y sobretodo durante la adolescencia pensé que ya me estaba bien una madre que me dejara hacer más o menos lo que quisiera, que no me controlara ni me llamara a todas horas, como les sucedía a mis amigos…pero claro, evidentemente, la falta del amor de una madre es fundamental para que una niña se sienta completa. Durante años para intentar apaciguar ese dolor del vacío y la ausencia, use las drogas, el sexo, la procastinación, evitar compromisos, y evitar, evitar, evitar y evitarme.

Y todo aquello que evitamos mirar se convierte en nuestra sombra. Y lo que esta en la sombra se guarda en el inconsciente que es desde donde manifestamos y cocreamos nuestra realidad.

Lo que experimentamos en esta vida es la lección que hemos venido a aprender y creo que en mi caso, como en el de la mayoría, es aprender a quererme (entre algunas más, claro).

El amor propio y el merecimiento profundo de la propia existencia, más allá de las experiencias y condiciones externas es una de las grandes lecciones espirituales de evolución.

Aprender a amarme a mi misma esta siendo el viaje de mi vida. A pesar de que en esta vida la lección se desencadenó a partir de la experiencia concreta relacionada con mi madre, es una lección que arrastro de muchas vidas atrás. Probablemente como tú.

Pero por suerte aquí y ahora tenemos la oportunidad de sanar, integrar y trascender para reconectarnos con nuestra verdadera esencia y volver a casa.

Lo que descubrí en ese viaje chamánico, fue que el miedo al abandono, y no solo la falta de amor y de merecimiento, sino el MIEDO, era la causa del bloqueo material. De echo el miedo era el origen de la falta de amor propio y merecimiento.Miedo a no existir, a no poder sobrevivir, miedo a morir.

En ausencia de amor solo hay miedo.

La lección pasa de vida en vida hasta que somos capaces de aceptar nuestra sombra, traerla a la luz de la consciencia, integrarla, aceptarla y perdonarnos a nosotras mismas por no haber sabido hacerlo mejor.

Mi viaje empezó hace más de 2000 mil años, en el 45ac, en la que fuí abandonada en las escaleras de un templo y recogida por una pareja de ancianos pobres, ya mayores, que no habían podido tener hijos.

Continuó durante muchas vidas, hasta la edad media, en la que fui quemada por bruja, y siguió hasta los años 40 en la que fui un niño americano de una familia bien. Con una madre que tuvo que salir huyendo de una relación de maltrato. Fue una mujer valiente que cogió las maletas y al niño y se fue de casa, perdiendo así su estatus social y económico. Se paso la vida viviendo en el barrio judío de Nueva York, limpiando casas para sobrevivir. Las mujeres en aquella época no tenían muchas alternativas.

Amor, abandono, maltrato, creencia de no merecimiento, ni de ser suficiente, todo estos estados del ser están totalmente relacionados con la falta de abundancia, las perdidas materiales, y la escasez.

Finalmente se me mostró de nuevo mi infancia actual. Me enseñaron una imagen, de un recuerdo real, en la que mi madre me dejaba cada mañana en lo alto de unas escaleras que conducían a la calle de mi escuela y que justamente se encontraban junto a una iglesia.

Entonces vi claro como se cerraba el círculo que había empezado con el primer abandono en las escaleras del templo y terminaba en esta vida con el abandono en las escaleras de la escuela al lado de una iglesia.

Así que vamos repitiendo el trauma de generación en generación, de vida en vida, hasta que podemos verlo con la distancia suficiente, aprender la lección y sanarnos para enraizarnos de nuevo en la vida, en la Tierra, en el Universo.

Por eso te animo a que investigues cuales son tus miedos actuales, los más profundos y en qué áreas de tu vida no te estas queriendo y respetando.

Todas aquellas relaciones, con amigos, parejas, jefes, familiares, etc en las que no se te esta valorando, o en las que se generan desequilibrios de poder son síntomas de una falta de amor propio que impide poner límites de forma sana. Esas relaciones se convierten en fugas energéticas, vacíos, agujeros, por las que se cuela tu energía personal, tu poder interno y tu capacidad de manifestar aquello que deseas.

¿Por qué? por que significa a que a nivel profundo no te quieres lo suficiente, no te sientes merecedora de algo mejor, y eso es lo que a nivel inconsciente estas emitiendo al Universo. Y el Universo siempre te devuelve lo que pides, no distingue entre mucho o poco, bien ni mal, abundancia o escasez, simplemente entiende de vibraciones energéticas y frecuencias.

Así que te invito a que hagas el curso «Descubre tu verdad eterna Yo Soy» como primer paso para trabajar el auto amor.

Me encantaría poder leer tus experiencias una vez lo hayas hecho.

Y si crees que a alguien que conoces podría interesarle y serle útil esta información, por favor compártesela.

Entre todas podemos hacer la revolución y empezar a cocrear un mundo distinto, basado en la abundancia y el amor.

Te quiero

Cómo Reprogramar nuestro inconsciente para manifestar mediante la ley de la atracción

Como ya os he contado, no manifestamos desde nuestros pensamientos conscientes, ni mirando cada día un moodboard colgado en la pared, con fotos de Pinterest, mientras anhelamos que se materialice nuestra vida ideal.

Tampoco manifestamos abriendo portales mágicos, o haciendo rituales durante la luna llena.

Ni tampoco a través de las visualizaciones creativas.

Aunque ciertamente todo lo anterior ayuda a expandir nuestra consciencia y a conectarnos con un estado emocional determinado.

En realidad manifestamos desde nuestras creencias inconscientes que se formaron entre lo 0 y los 7 años. Nuestras creencias inconscientes son las que conformaran toda nuestra estructura mental, es decir, nuestros circuitos neuronales por donde circulará la información percibida del mundo exterior. Y pensad que nuestro inconsciente supone un 90% del total de nuestra mente, por lo tanto el magnetismo energético de esa parte oscura de nuestra consciencia es la que estará, de forma automática, creando nuestra realidad.

Por eso de nada me sirve querer cosas a nivel consciente, tener deseos u objetivos, si a nivel inconsciente no me siento capaz o merecedora de ellos.

Porque básicamente nuestro principal problema, a la hora de manifestar, es la falta de merecimiento y de amor propio.

El merecimiento y el amor propio son estados del ser de alta vibración energética con una fuerza magnética muy grande, y es desde esos estados desde donde cocreamos la abundancia. Y son la base de un sistema de creencias equilibrado.

Además nuestro sistema de creencias inconsciente va a condicionar nuestro comportamiento, que determinará el resultado de nuestras acciones y la realización o no de nuestros objetivos. Un determinado comportamiento puede favorecer de forma lógica y racional el output de una situación, así como el acceso a mis recursos internos y a mi intuición.

Así que la manifestación consciente es un proceso energético que viene determinado por el sistema de creencias y el comportamiento en el plano físico: acciones, actitud y energía.

El amor es el estado del ser de más alta frecuencia vibratoria. Si yo me quiero, me valoro y me respeto a mi misma, me sentiré merecedora de la abundancia que llegue a mi vida. Pero no es cuestión de lo que yo «pienso o siento» a nivel racional que merezco, sino que es la frecuencia que mi sistema energético esta emitiendo al Universo la que determinará que situaciones, personas y sincronicidades se materializarán en mi realidad concreta. Así como la capacidad que tenga de acceder a la información de mi ser superior a través de la escucha de mi intuición.

Si tengo amor propio,si siento amor, estoy emitiendo frecuencias de alta vibración, que atraerán energías de igual frecuencia. Si por el contrario siento un gran vacío emocional, me desprecio, rechazo mi cuerpo, me culpo por los errores cometidos, etc, estaré emitiendo frecuencias de baja vibración. Aquí no hay juicio, ni bien ni mal, es todo una cuestión energética. Y recuerda no es lo que crees que piensas que mereces es lo que inconscientemente sientes y crees que mereces.

No es cuestión de lo que pienso o siento a nivel consciente sino de lo que vibro, ya que como siempre digo el Universo entero es energía vibrando a distintas frecuencias, incluida tú.

El Universo se ordena a partir de patrones geométricos sincronizando energías de igual frecuencia. Es decir mediante la ley de la atracción o magnetismo.

El Universo es infinito, así como la abundancia. Si esta frase te chirría y estas pensando, si bueno, es muy fácil decirlo, pero yo soy pobre…o mira la gente en X lugar. ¿Si el Universo es infinito por qué existe la pobreza?

Esta es una gran pregunta que la humanidad lleva siglos haciéndose y que a penas ahora empezamos a comprender su respuesta. Es todo una cuestión de consenso de paradigmas y sistemas de creencias. El universo es infinito como la abundancia. El universo es infinito como la escasez.

Pero esto ya lo contaré en otro post más adelante, que sino me desvío del tema:

cómo reprogramar nuestras creencias para la manifestación consciente poniendo en práctica la ley de la atracción o magnetismo.

Bien, gracias a los avances científicos se ha descubierto que nuestro cerebro es plástico y tiene la capacidad de moldearse mediante ejercicios de reprogramación mental. Eso quiere decir que estamos continuamente generando nuevas conexiones neuronales o reforzando las ya existentes y que las neuronas contrariamente a lo que se creía son células que si se regeneran hasta el día de nuestra muerte.

¡Así que hay esperanza!

También se ha descubierto que en función de la actividad mental que estamos teniendo nuestro cerebro emite unas ondas cerebrales determinadas. Es decir, si estoy haciendo cálculos matemáticos mi mente estará emitiendo unas determinadas ondas cerebrales con una frecuencia determinada: esteremos emitiendo información energética al Universo.

Si estoy meditando emitiré otras ondas distintas a si estoy creativa, o durmiendo….Así que nos pasamos emitiendo información energética en forma de ondas cerebrales a todas horas del día. Somos como radios que emitimos información sobre nuestra actividad mental continuamente.

¿Y de donde sale la mayor información que emitimos?

Del inconsciente que representa el 90% de nuestra mente, es decir que tiene 90% más de fuerza magnética que nuestra mente consciente, que solo representa el otro 10%.

¿Entonces como reprogramar nuestro inconsciente?

Primer paso: hacernos conscientes de nuestro sistema de creencias consciente.

Observa como piensas y como te expresas. Coge un diario que te sirva para hacer el seguimiento de este proceso y empieza a contestar las siguientes preguntas:

¿Qué pienso de mi misma?

¿Qué opino sobre mi cuerpo?

¿Qué opino de mi familia?

¿Qué opino de mi país, de mi cultura, del sistema en el que vivo?

¿Qué pienso del mundo?

¿Qué pienso sobre el trabajo?

¿Qué pienso sobre el amor?

¿Qué pienso sobre el dinero?

En una primera pasada aparecerán todas aquellas creencias que tienes más o menos en la superficie: representaran tus creencias conscientes. Algunas podrían ser expansivas, pero seguramente la mayoría de ellas serán creencias limitantes sobre como funciona el mundo, y sobre la imagen que tienes de ti misma.

Por eso como segundo paso hay que ahondar un poco más profundo y sentarse a observar que creencias limitantes tienes al rededor de ti misma, del dinero, del trabajo, del amor, etc Intenta detectar las frases que empiezan con:

Creo que...es muy difícil dedicarse a lo que te gusta (miedo- creencia limitante)

Me temo… que con esta crisis no encontraré trabajo (miedo- creencia limitante)

Confío en que… todo saldrá bien ( Confianza- creencia expansiva)

Presta atención también a las afirmaciones generales:

Todo me sale mal, nunca tengo dinero para nada, no tengo tiempo, esto es muy difícil etc

Y por último analiza las frases que determinan como te ves:

Yo soy muy torpe con las cuentas, yo no soy muy ordenada, yo no tengo mucha suerte en...

Y por último observa que creencias «positivas» te están limitando…son creencias trampa, como:

Ayudar a los demás es de buenas personas

La familia es lo primero

Para ser un buen profesional hay que estar siempre disponible

Y por último antes de reprogramar intenta descubrir cómo integraste esta creencia:

  • Me lo dijo mi padre/ madre/ profeso / (autoridad externa a ti)
  • Todo el mundo lo piensa (Paradigma cultural)
  • A través de una experiencia (Experiencia propia)
  • Por que es lo correcto (Moral, contsructo cultural y religioso)

Esta parte es importante para entender que la mayoría de creencias inconscientes que tenemos no son nuestras, sino que son heredadas y aprendidas durante nuestra infancia y que forman parte del constructo cultural del cual formamos parte. Ahora como adultas tenemos la posibilidad de responsabilizarnos de nosotras mismas e integrar aquellas creencias que si se alinean con nuestro verdadero ser. Reprogramarse es uno de los caminos para llegar a nosotras mismas y desbloquear nuestro verdadero potencial.

Reprogramar todo tu sistema de creencias limitantes es un trabajo y un proceso, es un camino de autoconocimiento así que te recomiendo que tengas paciencia y vayas dando cada día un nuevo paso. Que empieces con creencias limitantes sencillas, o que te resulten más verosímiles en estos momentos a la hora de cambiarlas por una de positiva y expansiva. Es decir que hay que ir desborzando la maleza hasta llegar poco a poco a las creencias más duras y troncales de nuestra estructura mental. Poco a poco y paciencia.

Así que elige una creencia que quieras cambiar. Escríbela en tu diario.

Ahora reescríbela para convertirla en una creencia positiva. Por ejemplo si tu creencia es:

  • No creo que pueda conseguir lo que me propongo porque es demasiado tarde

Reescribela

  • Siempre puedo conseguir todo aquello que me propongo

Y ahora haz este ejercicio de reprogramación:

Busca un lugar comodo y tranquilo en el que nadie te moleste durante 15 minutos. Sientate en una silla o si lo prefieres puedes estar de pie.

Cierra los ojos y da tres respiaciones profundas. Junta las puntas de los dedos de la mano derecha con la de la izquierda. Así:



Dirige tu atención a la respiración mientras vas relajando más y más tu cuerpo. Hazte consciente del cuerpo. Sigue respirando durante unos minutos, hasta que sientas que estas totalmente relajada. Esta posición de las manos ayuda a equilibrar los dos hemisferios del cerebro y la respiración pausada ayuda a que tu mente se relaje y sea más fácil acceder al inconsciente donde deberemos reprogramar la creencia.

Una vez sientas que estas totalmente relajada, pasa la pierna derecha por delante de la izquierda, y entrelaza las manos de la siguiente manera:

Ahora durante 5 minutos repite la creencia positiva mentalmente, si dejar de respirar pausadamente, y sintiendote relajada. Si ves que tucuerpo se tensa, relaja y sigue respirando.

Pasados 5 minutos, haces lo mismo pero pasando la pierna izquierda delante de la derecha.

Es importante comprender que las creencias no tienen por qué ajustarse a la realidad presente. Su finalidad es suministrar una motivación a fin de que el desempeño comience a elevarse, así como la frecuencia energética de tu sistema, hasta alcanzar tus metas. La creencias determinan las acciones y de las acciones dependen tus resultados.

Recuerda que manifestamos desde nuestras creencias inconscientes, que actúan de forma automática continuamente. Cámbialas y cambiará tu energía, tu inspiración se ampliará, tu autoestima crecerá y tus acciones serán totalmente distintas y genuinas. Cuando pones todos estos mecanismos en funcionamiento el Universo responde.

Si quieres saber que creencias limitantes tienes puedes suscribirte a mi newsletter y recibirás gratuitamente el curso » descubre tu verdad personal Yo Soy».

¡Cuéntame como te ha ido!

Un saludo muy grande