Cuando a los 18 años empecé a entender como funcionaba la manifestación consciente, es decir la cocreación de nuestra realidad mediante la intención y la vibración, me di cuenta de un elemento clave:

Además de ser imprescindible saber lo qué quieres, es todavía más rotundamente necesario que sientas que aquello que estas tratando de cocrear en tu realidad es posible, per sobretodo QUE TE LO MERECES.

El merecimiento profundo crea un estado energético de altísimo magnetismo. Cuando uno siente que se merece algo significa que ya ha hecho el, a veces, largo camino de trabajo interno de integración, reprogramación y amor propio.

Cuando no hay merecimiento significa que todavía hay sombra y vergüenza alrededor de aquello que deseamos. Por lo tanto no habrá alineación entre nuestro consciente e inconsciente y por ende siempre habrá autosabotage en el proceso de conseguir los objetivos.

Y como no, el Universo seguirá ofreciéndonos el equivalente energético de aquello que estas emitiendo.

Si tienes sombra, por ejemplo, en relación a tu trabajo, y no sientes que merezcas ser escuchada, cocrearás situaciones en las que en tu entorno laboral no se te tendrá en cuenta, jefes que no te escucharán, compañeros que obviarán tus aportaciones, etc. El Universo como espejo. Y probablemente esta dinámica o patrón se repetirá en otras áreas de tu vida, ya que probablemente esa sombra sea más amplia, relacionada con la imagen que tienes de ti misma, tu valía personal y la capacidad de poner límites.

Es muy importante entender esto y trabajar en aumentar tu valía interna y merecimiento para poder manifestar aquello que deseas. Como siempre digo cocreamos desde nuestro sistema de creencias inconsciente y no desde nuestros deseos conscientes. Por eso la mayoría de las personas no consiguen lo que quieren y celan de aquellas personas con una «flor en el culo» o afortunadas, suertudas…pero la suerte no existe como tal, sino que es un suceso de sincronicidades y matchs vibracionales. Lo más seguro es que sus sistemas de creencias estén fundamentados sobre una base de total merecimiento de aquello bueno que les pase. Además cuantas más cosas buenas eres capaz de atraer a tu vida, más aumenta tu autoestima y más fortaleces tu músculo del merecimiento. No es magia, es pura ley de la atracción y neurociencia.

Quizá hoy pueda verse en algunos ámbitos de la sociedad como superstición pero pronto se podrá explicar desde una narrativa científica, si es que la necesitamos para confiar… ( Yo a veces si, a pesar de las múltiples y múltiples pruebas y confirmaciones que he experimentado a lo largo de mi vida, a veces todavía necesito que la ciencia «lo explique» para darle validez a mi experiencia- aquí podéis ver parte de mi sobra, que limita y bloquea la expansión de mi potencial, pero ya estoy trabajando en ello :))

De echo la psicología y las neurociéncias ya han demostrado que no tomamos ninguna decisión conscientemente, sino que nuestro cerebro toma la decisión a nivel inconsciente unos 7 segundos antes de que seamos conscientes de ellas, y unos 10 segundos antes de que las ejecutemos.

La decisión se puede dividir en dos. Hay dos aspectos que forman una decisión. Por un lado, el proceso cerebral: algo que ocurre en el cerebro y que te lleva a elegir una cosa u otra y, por el otro, que conscientemente sabes qué quieres hacer: «Ahora tomo una decisión». Pero parece que, antes de eso, se produce un procesamiento inconsciente en el cerebro. En el cerebro sucede algo que prepara tu decisión, que te conduce hasta ella e influye en la manera en la que tu mente consciente elige.

El cerebro procesa previamente todas las opciones inconscientemente y al final, cuando te decides, es cuando interviene la mente consciente.
Nadie niega la existencia de las decisiones conscientes, de las decisiones relacionadas con la consciencia, pero la investigación muestra que el tiempo en el que la decisión llega a la consciencia puede no ser el tiempo en el que se realiza la mayor parte del trabajo para determinar qué opción vamos a tomar.

John Dylan Haynes- neurocientífico

Y esas decisiones inconscientes se toman a partir de los patrones neuronales que tenemos en el cerebro, es decir a partir de esos circuitos neuronales que se crearon mientras crecíamos, de lo s 0 a los 7 años, y que conforman nuestro sistema de creencias inconsciente.

Colocas a alguien en un escáner cerebral, ese alguien tiene este pensamiento y tú puedes medir el patrón de actividad cerebral que acompaña este pensamiento. Luego tiene otro pensamiento distinto y el patrón de actividad cerebral cambia.Ves un patrón distinto de actividad cerebral. Pero cuando le haces tener el primer pensamiento de nuevo, ves el mismo patrón de actividad cerebral que habías visto al principio. Es decir, los patrones de actividad cerebral son firmas. Del mismo modo que se puede usar una huella digital para identificar a un individuo…

John Dylan Haynes- neurocientífico

Por suerte la plasticidad del cerebro también esta demostrada, lo que significa que podemos reprogramarlo y crear nuevos circuitos neuronales que apoyen nuestras decisiones conscientes.

Es por eso que da igual cuanto esfuerzo o fuerza de voluntad le pongas a tus nuevos propósitos de mejorar tu calidad de vida, de empezar a ir al gimnasio, de comer bien, dejar de fumar, emprender un proyecto personal,etc, que si a nivel inconsciente no existe el debido patrón será muy difícil sostener esos propósitos a largo plazo.

Y créeme intentar hacerlo a través de la fuerza de voluntad es realmente extenuante, es mejor aumentar tu vibración y dejar que el Universo te acompañe.

Es mejor cocrear desde un estado interno de motivación. Es desde ahí que tendremos la energía y la alineación con nuestro ser e intuición que nos guiará en nuestro proceso.

Entonces ¿cómo podemos detectar esos patrones?

¿Cómo podemos saber si sentimos que merecemos o no lo que queremos?

Primero de todo, recomiendo empezar con trabajos sencillos de auto observación, mucha presencia y consciencia en tus actitudes y reacciones diarias. Te recomiendo que te hagas con un diario y escribas cada día cómo te has sentido y que reacciones emocionales has tenido ante distintas situaciones que hayas vivido a lo largo del día, sin juzgarte ni eludir tu responsabilidad ante lo que te esta pasando.

Anota todos los cambios emocionales importantes que hayas experimentado a lo largo del día. Si te has enfadado en algún momento y porque, si te has puesto triste, con quién, qué o quién te ha hecho sonreír, etc. Antes de reprogramarnos es bueno tener identificados algunos patrones a nivel consciente, saber que situaciones disparan y detonan tus emociones.

Meditar diariamente también es una práctica necesaria para esta auto exploración. Meditar conectando con el amor propio y el merecimiento es una genial manera de empezar a crear nuevos circuitos neuronales, empezar a crear registros de esa emoción.

También te recomiendo que hagas el mini curso gratuito » Descubre tu verdad personal Yo Soy» que te regalo si te suscribes a mi newsletter en el que te comparto , entre mucha otra información valiosa, una meditación autohipnótica para comunicarte con tu inconsciente y detectar creencias limitantes, que determinan patrones y bloquean el merecimiento.

Y otro ejercicio que puedes hacer es testearte, preguntarle a tu subconsciente si te sientes o no merecedora de algo que quieras conseguir.

Antes de nada bebe medio vaso de agua, ya que el cuerpo humano se compone de agua y nuestro cerebro también. Aproximadamente el 90% del cerebro es agua, y es el principal vehículo de las transmisiones electroquímicas que se producen durante la sinápsis (la transmisión de información entre las neuronas).

La más mínima carencia de agua en el organismo crea un desequilibrio en el cuerpo que puede provocar que los resultados de los test sean siempre débiles (lo que, quiere decir que las respuestas pueden ser erróneamente NO ante cualquier pregunta/estímulo que le hagamos a nuestro subconsciente).

Después puedes reequilibrar energéticamente los dos lado de tu cuerpo a través de la técnica del Switching, que significa conectar. Conectaremos nuestro cuerpo y mete mediante la estimulación de distintos puntos energéticos. Mediante un leve masaje o Tapping ( dar golpecitos) activaremos los siguientes puntos del cuerpo:

  1. Pon una mano delante del ombligo mientras con la otra masajeas o golpeas suave debajo de las clavículas. Hazlo durante unos segundo y después cambia de manos.
  2. Con una mano en el ombligo masajeas o glopeas suavecito debajo de la nariz y en la barbilla. Hazlo durante unos segundo y después cambia de manos.

3. Pon una mano en el ombligo y con la otra masajeas la parte baja de la espalda hasta el coxis. Una vez con cada mano

Así reequilibramos nuestros cuerpo para conseguir una respuesta más fiable. Testearemos nuestro subconsciente a través de las respuestas del movimiento del cuerpo. Hay varias técnicas pero hoy solo voy a contaros la del Balanceo.

Una vez reequilibrada y en estado de relajación nos pondremos de pie, seprararemos ligeramente las piernas y dejaremos los brazos colgando a los lados.,y tras una inspiración profunda diremos en voz alta la siguiente pregunta.

  • ¿Siento que merezco X? ( lo que sea que te gustaría conseguir)

Y observa.

Es posible que venga a tu mente la respuesta en forma de pensamiento SI/No. Escucha la primera respuesta sin cuestionar. Después observa tus reacciones emocionales. ¿Qué sientes?

Si sientes alegría, emoción y sobretodo paz y certeza, si te sientes invadida por una enorme energía vital , probablemente es que a nivel inconsciente si sientas que mereces.

Si por el contrario, sientes rechazo, miedo, duda, incredulidad, desmotivación, pereza, lo más seguro que a nivel inconsciente no sientas que te lo mereces. Si sientes algún bloqueo físico en alguna parte de tu cuerpo como por ejemplo que tus hombros y mandíbula se tensan, así como tu abdomen, lo más probable es que no sientas a nivel inconsciente que te merezcas ese aumento de sueldo, una bonita relación de pareja, etc.

Y finalmente observa el movimiento de tu cuerpo. ¿Sientes que te balanceas hacía delante o hacía atrás?

Normalmente estos movimientos involuntarios del cuerpo son activados por nuestro subcosnciente. Si te balanceas hacia adelante, por lo general significa SI, si te balanceas hacía atrás, por lo general significa NO. Así que antes de empezar testea también tus movimientos para saber que significan para ti.

Entonces puedes hacer una sencilla prueba previa.

Estando de pie, con las piernas ligeramente abiertas y los brazos a los lados di tu nombre en voz alta.

  • Me llamo Helena

Y observa como se mueve tu cuerpo ¿Hacia delante o hacia atrás? Eso será un SI.

Ahora di en voz alta:

  • Mi nombre es Pablo

Y observa de nuevo. ¿Hacia donde balancea tu cuerpo? Eso será un NO.

Ahora que ya sabes que balanceo es si y cual es no, hazte la pregunta sobre el merecimiento.

Estos son ejercicios sencillos pero muy potentes, ya que el camino del autoconocimiento es la vía para transformar nuestra realidad. Convertir lo inconsciente en consciente. Las sombras en luz.

Si quieres aprender a reprogramarte y a comunicarte con tu inconsciente, a un nivel mucho más profundo, escríbeme porque me encantaría acompañarte en tu proceso personal.

Mi trabajo de acompañamiento terapéutico es a través del reequilibrio energético de todos los campos/cuerpos, que conforman a una persona (físico, mental, emocional y espiritual). Así como el acceso al inconsciente mediante sesiones de hipnosis profunda, PNL, Gestal, Chamanismo, Registros Akáshicos, en las que podemos detectar qué patrones te están limitando y su origen, ya sean en esta vida, heredadas de tu sistema familiar, o vidas pasadas. Además si quieres siempre acompaño el trabajo con unas flores de bach hechas especialmente para que te acompañen en tu proceso.

Un abrazo enorme.

ÚNETE A LA TRIBU DE PODER

Únete y recibe gratuitamente mi curso » Descubre tu verdad eterna Yo Soy» para que recuerdes tu escencia y puedas manifestar conscientemente la vida que mereces.

En la Newsletter semanal compartiré información sobre los pilares de la manifestación consciente, meditaciones y ejercicios para reprogramar creencias y aumentar tu vibración energética basados en estudios de neurociencia, psicología y metafísica, junto con mi experiencia personal.